Gabriel Córdoba: 'Esto de hacer reír es una cosa muy seria'
Gabriel Córdoba: 'Esto de hacer reír es una cosa muy seria'

Antonia Marín/ Foto: Olivia Fernández - 22/04/2013 04:23
http://www.badanotis.com/noticia.php?n=6258

Parece un niño, pero 20 años de trabajo en escena lo avalan. Desde los 14 años en activo, se define como artista (aunque yo lo escribiría ARTISTA en mayúsculas). Ha participado en más de 30 obras de teatro, en la serie 'Enlloc com a casa', en la película 'Sumergidos en Sueños', es monologuista de la Paramunt Comedy, es profesor de stand up (monólogos) en Set d'Acció y actualmente está en cartel en Teatreneu con '20 años no son nada'.

Este murciano de Alcantarilla nos ha encandilado a todos con sus monólogos en las terrazas de verano, en los chiringuitos de la playa y nos robó el corazón en el festival solidario 'Lo Comido por lo Reído' celebrado el pasado Enero en el Teatro Blas Infante, en el que fue monologuista-solidario y maestro de ceremonias.

El próximo día 26 de abril a las 21:30 en EL CÍRCOL de Badalona presenta su ópera prima 'ESPERANTO-TE' de la que es autor, director e intérprete.

¿Qué es ser monologuista?

Repartir generosidad, compartir algo que tienes, que crees que es bueno y que puede hacer feliz a la gente. No hay nada más real que el "stand up" (monólogos), eres tú a la máxima potencia.

Con el ritmo de vida que llevas ¿has tenido que sacrificar mucho de tu vida privada?

Sí, es un sacrificio total. Uno ha aprendido con la edad a hacer malabares e intentar equilibrar. Es difícil, pero compensa.

¿Cómo surge 'ESPERANTO-TE'?
En Nueva York, en el último viaje que hice hace un año y medio, estaba en Central Park y vi una pareja sentada en un banco. Eran muy dispares, ella alemana, rubia, delgada, alta, ojos claros y él latino, moreno, ... y vi que ella, de la forma que lo miraba a él, que le hablaba, lo quería muchísimo. En cambio vi que él no la quería tanto. Pensé: aquí hay una historia. Un desencuentro más que un encuentro. Y va de una pareja que está condenada al fracaso porque uno siempre sentirá más que el otro. Y además con dos culturas muy diferentes: Alemania y Sudamérica, dos idiomas distintos, en un país muy diferente que es Estados Unidos, como envueltos en una estructura que hace más difícil el entendimiento. De hecho el título viene de ahí, es un juego de palabras entre "Esperanto" (mezcla de culturas, idiomas, lugares) y "Esperándote" (a la espera del amor)

¿Qué hay de Gabriel Córdoba en Esperanto-te?

Todo y nada. Me he sentido como Fran (el protagonista) muchas veces y como Louis (el co-protagosnista) otras tantas.

¿Qué has dejado en Alcantarilla?

La inocencia

¿Qué has encontado en el barrio de Gracia?

La libertad

Te han comprado los derechos de la obra para hacer una película. ¿Quién la dirigirá?

Santi Lapeira Director de la Academia de Cine de Catalunya. La película se llamará: "Esperando a alguien como tú" la protagonizaré yo y empezamos a rodar enseguida. La queremos tener preparada para presentarla en próxima edición de la Berlinale y en los festivales de cine de Toronto, Nueva York, Chicago...

¿No te motiva más el rodar una película que el llevar una vida tan ajetreada de bolo en bolo?

No, yo soy artista en muchas facetas, me gusta actuar, me gusta dirigir, me gusta enseñar lo que sé, me gusta hacer fotografía... cualquier cosa que implique el arte me gusta. Pero nunca me había interesado el cine.
Lo de la película para mí ha sido un premio, es como si me hubiese tocado la lotería, pero no ha sido una recompensa directa. Para mí esta función en El Círcol es una recompensa directa a mi trabajo, es lo que yo he querido toda la vida, desde que tenía catorce años, actuar en un teatro bonito, lleno de gente y que guste.

Siempre me ha llamado la atención la diferencia de Gabriel Córdoba encima de un escenario y cuando se baja ...

Es que esto de hacer reír es una cosa muy seria. Yo vengo del teatro y el teatro es disciplina, es estudiar, es formarse y trabajar. Para hacer un monólogo en un bar, son muchos meses de trabajo antes de llegar ahí. Fuera del escenario hay ser muy profesional, muy serio. 

¿Qué sentiste en tu actuación en el Blas Infante?

Me sentí muy querido, con un amor muy espontáneo, porque no me conocían, el público que acudió al festival solidario no es el que habitualmente viene a los monólogos y desde el primer momento en el que salí a escena la gente reaccionó con un cariño ... La energía que había esa noche, tanto con los compañeros como con el público para mi fue mágico. Una noche muy especial, en los que todos teníamos un sueño común que era: pasarlo bien, divertirnos y hacer algo bueno por los demás.

Reserva de entradas en esperanto-te@hotmail.com